ABZURDAH LIBRO PDF

Creation[ edit ] The book was written as an autobiography of Cielo Latini , who was a teenager at the time. Born in La Plata , she started and dropped studies of Journalism. She fell in love with a man, and developed anorexia and bulimia in her attempts to improve her physical image. She was the webmaster of a page that encouraged girls to stop eating.

Author:Tojat Fekree
Country:Laos
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):4 October 2015
Pages:242
PDF File Size:4.56 Mb
ePub File Size:20.26 Mb
ISBN:303-2-33781-341-6
Downloads:92051
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Donris



No es necedad. Eso es lo que tengo para decir. Ok… lo que quiero dejar en claro es eso: no busquen definiciones ni dogmas en mi libro. A ver si es cierto. Ejemplo: te llaman de una venta de tiempos compartidos y cortas.

Toca temas jodidos. Yo no soy la Cenicienta, ni Hansel y Gretel. Un lobo confundido, ultrajado y autodestructivo. Infantiles y no tanto. Recuerdo tomar los libros que mis padres dejaban olvidados encima de mesas o pianos. Siempre fui demasiado buena, creo que ese fue mi problema. Era escandalosamente gorda. Espero que se entienda. Es decir, no me gusta explicar mucho todo. Simplemente porque pesaba 64kgs y seriamente: porque era rara. Era la preferida de los profesores, nunca faltaba a clases, me pasaba los recreos caminando sola por el colegio sin emitir palabra y tocaba piano como los dioses.

Pero no exagero. Bueno, era rara, simplemente, atrozmente rara. Ella delgada y morena. Yo cuasi obesa y blanca como los dientes de mi gato. Y yo me puse colorada. Y a llorar, supongo. Invento, porque no me acuerdo. Bueno, como si no hubiera intentado auto-eliminarme.

Esta es la peor. Me sofocaba el calor. No miento, me sofocaba. Y de hecho. Con las hormigas. Y los seres humanos arriba. Y yo abajo. Cuando de repente Enrique no tuvo mejor idea que hacer un comentario filoso.

Y siguiendo con mis traumas, recuerdo a mis viejos. No es que nunca me hayan apoyado, nada que ver. Siempre dispuestos a ayudarme y cumplirme los caprichos.

Escena 3. Comedor diario. Sentados a la mesa mis viejos, mis hermanitos y yo. No sabemos decir las cosas directamente, es decir: adentro de mi casa.

Porque afuera cada uno tiene una personalidad completamente diferente. De hecho, me gusta. Pero es otro tema. Vuelvo con mis viejos. El tema es que mis viejos me tiraban abajo. No es por ser vanidosa pero era muy buena. No solamente era una excelente alumna de piano, sino que era el orgullo de mi familia. Excepto una. Pero con el tiempo y con los retos de mi vida me di cuenta de que lo que piensa la gente no me interesa, o que al menos puedo fingir que no me interesa y puedo hacer que la gente crea que soy autosuficiente.

Pocas veces para bien. A veces me pregunto si me castigaron por toda mi vida mis viejos al darme ese nombre. Y no es que yo crea que soy una retorcida. Era el comunismo hecho colegio. Una gansada, como todo lo de ese colegio. Y cuatro gomas de borrar.

Era absolutamente cualquier cosa. Mejor me compro mi propia goma de borrar y problema solucionado. Nunca lo hice, ahora que lo menciono. Porque peor que hablen mal 8 de uno es que ni siquiera lo miren o noten su presencia.

Es decir, un palo y un cero al lado. Siempre fui un cero, bien redondo y gordo. Una pareja amiga de mis viejos que eran diez, en puntaje, claro.

Eran Tiene el cuerpo que toda mujer quisiera, creo. Dura y blanca y con una cara preciosa y flaca y asquerosamente perfecta. Y es buena mina. En fin. Y fue un fiasco. Una delicia. En vez de leer libros por placer comenzaba a hacerlo por deber. Son como aves de mal augurio. Nunca los pude ver como se ven ellos, con su ego infinito: salvavidas. Bah… farsantes. Por favor, give me a rest. Son TAN obvias. Cambiemos de tema. Pero de eso me di cuenta un verano no muy placentero. Supongo yo que mis problemas alimenticios siempre tuvieron mucho que ver con lo que estaba pasando en mi cabeza.

No puedo, imposible. Supongo que es por causa de esas vacaciones que detesto Uruguay. Cosas de chicos, supongo. Y esas dos cosas son el abandono y el reemplazo. Los dos por igual. En realidad son casi lo mismo. Cuando llega a mi familia, a mi grupo de amigas o a mi vida un par, simplemente opto por retirarme, siento que no puedo ser competencia de nadie. Mis viejos se enojaron lo suficiente como para que yo me sirviera, con cara de asco, cuatro arvejas y una hoja de lechuga.

Y lo cierto es que yo no estaba enojada con mi prima, para nada. Odiaba a mis viejos por haberme hecho eso. Y de hecho, fue el momento de descubrirme. Interrogantes que aparecen de vez en cuando. Era algo exclusivamente mental.

Aquel segundo colegio, el de guardapolvos y cartucheras. Su ropa me quedaba bien. Casi sin querer estaba compartiendo los mismos talles con mi ella. Ya dar por enterada a la gente de que respiras es un logro.

Por fin estaba saboreando un poco de victoria. Fue un capricho y dio resultados positivos, lo cual me deja ganancia superflua y escurridiza. Embriagarme de belleza. Enough already! O algo parecido.

PUXING PX-2R MANUAL PDF

Abzurdah (película)

.

BELIMO LMB24-SR PDF

Abzurdah – Latini Cielo PDF + EPUB

.

Related Articles